Huelechiflo



Con viva curiosidad y empeño, apunto mi hocico hacia las narices
de Dududi: ¡Ah, cuánto placer! ¡Cuánto misterio! ¡Cuántos hedores y fragancias nuevas
recorren nuestras almas hermanas!