El único ojo



En mi vida tuve muchos hermanos gatos.
Aquí estoy junto a la gata Jelly en mi última casa de Buenos Aires, en el barrio La Paternal.
Jelly me mira con su único ojo.
Ahora, que lo recuerdo todo, me inspiro reflejado en su pupila:

"¡Qué lindo perrito que soy!"